Lee el siguiente texto. ¿Qué idioma es? ¿Podrías traducirlo sin usar Google translator?

Fæder ure ðu ðe eart on heofenum

Si ðin nama gehalgod

To-becume ðin rice, geweorþe ðin willa

On eorðan swa swa on heofenum.

Aquí tienes una pista: “ð” y “þ” se pronuncian como “th”. El primero es un sonido fuerte como en “that”, el segundo es un sonido suave como en “south.” Cuando compartimos este texto con amigos ingleses nativos, incluso ellos no saben descifrar su origen:  ¿es gaelico? ¿islandés? ¿élfico?

Es inglés, Old English de hace 1.000 años, para ser más precisos.

quill and scroll

La evolución de un lenguage

Si lo miras lo suficiente, o tratas de leerlo en voz alta, es posible que no sea tan extraño como parece, especialmente si estás familiarizado con palabras arcaicas como “thou” y “art”, o si notas cómo se parece “ðu” al alemán “du”. Una vez sabes un poco más sobre algunas de esas letras desconocidas, no es tan sorprendente  que “ðu” = thou.  El parecido entre “Faeder” y “Father” no es tampoco una coincidencia.  Si sigues leyendo el texto, “nama,” “willa” y “forgyf” apenas tienen algunas letras de diferencia con sus equivalente modernos namewill y forgive.  “And” y “us” no han cambiado en absoluto. ¡Mira si puedes encontrar “earth,” “heaven,” “today” y “guilts” en el texto!

Solo un siglo después, este mismo texto se vería muy diferente:

Oure Fadir, that art in hevene,

Halowid be thi name;

Thi kyngdoom come to; be thi wille don,

In erthe as in hevene.

Todavía sigue resultando extraño, pero para los mismos hablantes nativos de inglés que quedaron desconcertados con la primera versión, lo encuentra mucho más reconocible. Y si saltamos otros pocos siglos …

Our Father, who art in heaven,

Hallowed be thy name,

Thy kingdom come; thy will be done,

On Earth as it is in heaven …

El día que cambió el inglés

14 En su larga historia, el inglés ha absorbido y reutilizado grandes cantidades de vocabulario de otros idiomas. Se ha apropiado casualmente, junto con las tierras a través del colonialismo, de palabras como pajamas, banana, sugar chocolate,  y de otras solo por el simple hecho de que fueran geniales como tsunami, guerilla lingerie. Pero nada ha alterado su textura tan fundamentalmente como los eventos de un solo día: de octubre de 1066.

En la batalla de Hastings, las fuerzas inglesas se encontraron con las de William, duque de Normandía, para luchar por el trono inglés. Y con la derrota inglesa, el francés normando se convirtió en el idioma de las clases dominantes en Inglaterra durante los siguientes 300 años.

English is just French, badly pronounced,” Alexandre Dumas escribió en 1845, y no le faltaba mucha razón, más o menos la mitad. Para el 1400 este lenguaje germánico había cambiado tanto que el 50% del vocabulario inglés derivaba del francés. ¿Alguna vez te has preguntado por qué el inglés moderno tiene tantos pares de palabras con significados similares o idénticos?

En la siguiete tabla, las palabras de la izquierda provienen del inglés antiguo, las de la derecha del francés normando:

1541744097(1)battle of hastings

“Pardon our French”

Al ser hablado por las clases más elitistas de la época, el francés tuvo el mayor impacto en los sectores más privilegiados como el gobierno, la justicia y las artes: money, royalty, justice, legality, music pastry son solo algunos ejemplos. El inglés se convirtió en el lenguaje de las cosas sencillas y cotidianas: earth, plough, knife, loaf, bed.  Incluso ahora, para los hablantes nativos, una palabra derivada de los franceses a menudo suena más formal o literaria, mientras que las palabras con raíces en el inglés antiguo suelen ser más concretas.

La relación entre las raíces germánicas y francesas del inglés puede tener efectos peculiares en el aprendizaje de idiomas. Si tienes un bueno dominio del inglés y estudias francés o cualquiera de las otras lenguas “romances” derivadas del latín, o viceversa, puede encontrar que el lenguaje complicado y técnico puede ser más fácil de entender que el vocabulario básico de la vida cotidiana. “The general theory of relativity” es, y siguiendo con el francés, tan parecida a “La théorie générale de la relativité”, que cualquiera que entienda uno puede darle sentido al otro. Pero “Give me a slice of bread” no te ayudará con  “donne-moi une tranche de pain”.

Pero la regla  “Origen romance = abstracto. Origen inglés antiguo = concreto” no es siempre válida. Palabras en inglés tan cotidianas y concretas como air, fruit people derivan también del francés normando. Sin embargo, el tono de un pensamiento puede cambiar completamente dependiendo del origen de las palabras elegidas, por ejemplo:  

“I experienced extensive difficulties as I commenced my labors, but finally my aspirations were realized.” (Mayoritariamente de origen francés)

vs.

“I underwent great hardship as I began my work, but at last my dreams came true.” (Mayoritariamente de origen inglés antiguo)

Ambas oraciones expresan lo mismo, pero la primera suena abstracta y remota. Nos alienta a dejarnos impresionar por el hablante en lugar de sentir su lucha. La segunda oración, construida a partir de palabras derivadas del inglés antiguo, suena más simple. La historia que cuenta se siente más real.

En otras palabras, si estás estudiando inglés, entonces una batalla que tuvo lugar hace casi mil años is affecting the way you think.


Fuente: Kaplan International

Advertisements